lunes, 27 de marzo de 2017

[Análisis] Katharine Atholl: "Con los reflectores sobre una España en guerra"



Toca la última actualización de la serie de Guerra Civil. Ya encontraré algún otro tema con el que hacer otro monográfico, no os preocupéis.



Hasta ahora los protagonistas de los libros que había analizado eran militantes e intelectuales cercanos al Partido Comunista británico. Si bien algunos de ellos venían de los estratos pudientes de la población, hasta ahora no habíamos tenido entre manos a alguien perteneciente a la nobleza. Novedad y giro argumental, todo en uno.

Katharine Atholl era una duquesa (¡duquesa!), diputada por el partido conservador en Escocia y convencida anticomunista. A sus 60 años, no le pidas que fuera una revolucionaria del copón, que ya no son edades para ir quemando cajeros de Bankia, por ejemplo. Eso sí, era una edad ideal para visitar varias veces la España de la Guerra Civil, a ver qué pasaba en tierras españolas.

“Espera un momento” dirás mientras preguntas mentalmente “¿Qué es lo que lleva a una duquesa a interesarse por la República?”. Bueno, en primer lugar tiene intereses históricos: su padre ya había publicado estudios históricos y había inculcado la curiosidad por la Historia a su hija. En segundo lugar, está la función de advertir a Inglaterra del peligro de que tiene otro país fascista para el dominio británico del Mediterráneo.

O Malta, que era territorio de soberanía británica y estaba a un tiro de piedra de las costas italianas, por ejemplo...

domingo, 19 de marzo de 2017

[Análisis] "La prensa británica y la Guerra Civil española"



Esta semana toca más Guerra Civil, que ya estamos en la recta final.



Desde el estallido de la Guerra Civil, la prensa internacional se hizo eco de los sucesos en España. Había periódicos cuyo interés era anecdótico, y lo que querían era explotar el morbo y la sed de aventuras (porque por aquel entonces España era una especie de país exótico del que poco sabían en el extranjero). Había otros periódicos que querían informar de lo que estaba ocurriendo.

La prensa de Alemania e Italia, en bloque, apoyaron al bando sublevado sin demasiadas dudas. Inglaterra pugnaba por cerrar los ojos y gritar ante toda Europa “si no lo veo, no está ocurriendo”. Francia luchaba con una especie de doble personalidad y no sabía si ayudar o no a la República. En estos dos últimos países se dio una lucha propagandística para que la opinión pública apoyara a uno u otro bando.

Sin embargo, la prensa izquierdista hizo causa común con el gobierno republicano, y frecuentemente llegaron numerosos periodistas a España a encontrar “la verdad” para contársela a sus lectores. Los medios conservadores, en líneas generales, se conformaron con la versión propagandística del gobierno de Franco.

A Robert Capa le gustaban más las guerras que a un tonto un lapicero.

domingo, 12 de marzo de 2017

El Desastre de Annual



Hace un tiempo os hablé de la putada que fue para España la Guerra de Marruecos en líneas generales, pero hoy os voy a hablar del Desastre de Annual en particular. ¿La razón? El otro día me legaron un bloque de postales del Monte Arruit que llevaba en mi familia desde los años 20, cuando mi bisabuelo estaba en la Guerra de Marruecos.

Era el inicio de la década que tanto me gusta a mí (1920/1921) cuando España se propuso una operación por la zona de Melilla y Alhucemas que pacificara la región.  El elegido para este cometido fue el General Manuel Fernández Silvestre, quien avanzó con éxito por la zona del Rif durante los primeros momentos de la incursión en tierras de los rebeldes marroquíes.

Sin embargo, la operación murió de éxito. Las líneas de suministro se extendieron demasiado y dejaron de ser efectivas. Muchos suministros caían en ataques de guerrilla de las tribus rifeñas y las posiciones fortificadas tenían deficiencias en el abastecimiento, pese a estar ubicadas en zonas estratégicas. Hasta este punto apenas se había disparado un tiro en algo que se pudiera llamar honrosamente “batalla”.

Este señor tan feliz celebrando una ronda con un exitoso ratio bajas / muertes en la Campaña del Rif, es mi bisabuelo.

domingo, 5 de marzo de 2017

[Análisis] Frank Pitcairn: "Corresponsal en España"



Volvamos a hablar de libros un rato. Si, otra vez. Soy aragonés, y a terco no me gana nadie.


Bueno, esta semana toca hablar de un libro finito: Corresponsal en España, de Frank Pitcairn.
El nombre en realidad el pseudónimo de Claud Cockburn, un escritor y periodista (a estas alturas ya no os debería sorprender la etiqueta “escritor y periodista”). Como periodista es bastante bueno, y asiste a hechos muy relevantes para la Historia periodística, pero como escritor es más… discreto.

El bueno de Cockburn viene de familia distinguida de diplomáticos afincada en las colonias británicas, por lo que su familia tenía pasta y renombre. De hecho, como su familia tenía tanta pasta y renombre pudo estudiar en Oxford (¡nada menos!). Sus estudios le permitieron convertirse en un periodista respetado y corresponsal británico en el extranjero. Probablemente, para ocultar su origen acomodado, siempre escribe con seudónimo casi toda su vida, con distintos nombres.

Cockburn es el guapetón de gafas.

domingo, 26 de febrero de 2017

La exposición hispano-francesa de 1908



Esta semana, para cambiar un poco y dejar de hablar de la Guerra Civil, os voy a hablar de la exposición hispano-francesa de 1908. Así que no hay riesgo de perderse porque tampoco nos vamos muy lejos.

Era 1908. Europa no tenía ni idea de la fiesta que se iba a montar en 1914. España estaba a lo suyo, intentando demostrar al resto de las naciones serias que, a pesar de haber perdido sus últimas colonias, seguía siendo poderosa e importante. Y que si alguien tenía que llevar los cafés a los mandatarios importantes, ese podía ser Alfonso XIII, veinteañero en aquel momento.

Por aquel entonces, ni siquiera estábamos metidos en la Guerra de Marruecos, con la de Cuba ya habíamos tenido suficiente. Impresionar al resto de países con una intervención militar estaba descartado. Sin embargo, a todo el mundo le gustaban las exposiciones: era un impulso a la economía, ponían en contacto aspectos culturales y mostraban al mundo los adelantos industriales y técnicos. A la burguesía le encantaba todo este rollo.

¡Qué grandiosidad! ¿No os entran ganas de visitarla?